Fantasy Rol v.5
Bienvenido a nuestro foro^^
Puedes registrarte,conectarte,o simplemente darte un paseito por el foro...
El foro estaba inactivo,pero lo estamos reactivando en ests momentos
Porfavor,si se registran posteen algo^^



 
PortalÍndiceMiembrosRegistrarseConectarseGaleríaGrupos de UsuariosFAQBuscar

Comparte | 
 

 [one-shot] Una presentación como coresponde

Ir abajo 
AutorMensaje
Moff
Maestro
Maestro
avatar

Rango del grupo : Femenino Pez Búfalo
Cantidad de envíos : 421
Poder : 37232
Nivel : 9
Fecha de inscripción : 15/07/2009
Edad : 21
Localización : Tercera puerta, a la izquierda (?)

Hoja del personaje
Nombre: Shinijyo
Edad: Aparenta al rededor de 14 años
Profesion:

MensajeTema: [one-shot] Una presentación como coresponde   Lun Ene 18, 2010 6:05 pm

Bueno.. empecemos por el principio: En un foro de FullMetal Alchemist, en vez de ponerme como nombre de usuario "Moff" (el nombre que uso siempre) me puse "Áin Kutsenai". Este "Áin Kutsenai" viene de un fanfic que hice del Final Fantasy XI llamado Las Ocho Piezas de Bahamut. Como leo mis propias historias como si fuera una lectora más, me encanta hacer parejas que sé que nunca van a ser.. o sí, pero no en ese momento. Un claro ejemplo, es el "Áin x Eria". Áin Naim es la protagonista de este FanFic del que les hablaba, Eria Kutsenai Ikurume, un personaje que nunca apareció (no terminé el FanFic todavía xD) que está totalmente loco.. Se le puede contar tanto como protagonista como antagonista (porque de tan loco que está a veces puede ser "más malo que el malo" oO). Bueno, como nadie en todo el foro sabía de dónde venía el "Áin Kutsenai" me hice este one-shot improvisado sobre un posible final de Las Ocho Piezas de Bahamut mezclado con FullMetal Alchemist (lo más probable es que no termine así, ni siquiera sin la parte de FullMetal Alchemist). A ver que opinan (sepan que es improvisado, si me hubiera puesto en serio a hacerlo estaría mucho más producido xD)


Una presentación como corresponde
(todavía no se me ocurre ningún nombre decente)

El terremoto cada vez se hacía más fuerte, la gente corría aterrorizada por toda la ciudad. Una joven Mithra contemplaba el cielo, bañado de un naranja intenso. Un hombre se acercaba a ella lentamente, tenía unas grandes y destruidas alas, y su cuerpo estaba lleno de plumas negras. Ella se dio vuelta rápidamente y le atravesó el cráneo con su daga.

- ¡Áin! -Escuchó a alguien gritar desde no muy lejos. Se dio vuelta para encontrarse con un compañero de su raza, raro verlo en medio de una guerra. Las mujeres cuidaban de los hombres en el lugar de donde venían, para parar su posible extinción.

- ¿Alguna novedad? -Preguntó ella, la respuesta no fue más que un asentir de cabeza. Parecía agotado

- Esto lo tenés que ver -Dijo y, sin esperar contestación alguna, agarró su mano y se echó a correr hacia el lugar de donde había venido.

- ¡Pero! -Se frenó- ¿¡Me podés decir qué pasa!?

- ¡Si te cuento ahora no me vas a creer, voy a tratar de convencerte, y en esa pérdida de tiempo se nos cae el cielo encima! -Gritó y continuó. Ella obedeció confundida.

Jeuno, la Ciudad Renacida la llamaban algunos por su emocionante historia. Años después de la Crystal War, en la que los Hombres-Bestia se habían apoderado de todo Vana'diel. Un pequeño grupo de gente de todas las razas se había escondido en una isla aislada, volviendo a su ahora destruida ciudad para desterrar a aquellos monstruos que la habían invadido. Ahora el cielo parecía estar quemándose, la tierra no paraba de moverse y romperse. Se habrían grietas, con fuego y odio dentro de ellas. Por los aires volaba el Rey del Cielo, el gran Bahamut. Los Elegidos por el Cristal: dos Mithras, un Mithro, un Tarutaru, una Elvaan, y un Hume, habían fallado en su importante misión. Jeuno, el centro de Vana d'iel, atestado de Hombres-Bestia como aquella vez... Pero ahora estaban débiles, todos lo estaban, el fuego del cielo oscurecía el ambiente. Impedía la vista del Sol, impedía la vista de la Luna. Un pilar negro saliente de lo más profundo de Vana'diel se encontraba en los Jardines Ru'lude y se desvanecía en el cielo rojo. Pero había algo nuevo, probablemente lo que el Mithro le quería mostrar a su compañera. Del pilar salían lazos de un celeste brillante y agarraban todo lo que se encontraba a su al rededor, haciendo que el pilar lo absorbiera.

- ¿¡Pero qué es esto!? -Chilló ella. Desde el otro extremo de la ciudad se acercaban una Elvaan y un Hume.

- Esto parece... un portal -Dijo el Hume- ¿Avisaron a Mof-Mof? Él debe saber algo de esto

- Lo lamento mucho -Se escuchó detrás de él. Un Tartaru sosteniendo su sombrero para impedir que se vuele con una mano y una vara en la otra- Esto va más allá de mí, ni el poder del Shadow Lord es tan potente

- ¿¡Querés decir que algo más poderoso que él está amenazando Vana d'iel!? -Chilló la Elvaan. De detrás de una esquina salió una Mithra vestida de guardia con una lanza cuyas dos puntas, una azulada y otra rojiza, se unían al final, sin duda alguna, una Dragontina.

- ¡Díganme que estoy soñando! -Gritó ella al borde del llanto- ¡¡No puede terminar de esta forma!!

- Más que un sueño, parece una pesadilla... -Dijo el Mithro ocultando un fuerte terror- ...Y si lo es, quiero despertar ya

- ¡Vos tenés la culpa de todo esto! -Gritó de repente Áin. Todos giraron su mirada hacia ella, quien señalaba decidida a un Hume un tanto extraño: pelo blanco, un único ojo rojo, el otro estaba tapado con una cinta negra, tenía una guadaña, una cadena, y una alabarda, Eria Kutsenai Ikurume. Él la miraba con una alarmante indiferencia- ¡Siempre tuviste que ver con todo! ¡Vos no sos el sobreviviente de la catástrofe de hace cuatro años, vos sos el causante!

- Áin, que sea raro no significa que sea el culpable -Le murmuró el Mithro al oído.

- Tantas cosas me pasaron en esta vida, que me da lo mismo que sea el fin del mundo... -Dijo el peli-blanco, caminando lentamente hacia el pilar- Si para que me culpes tengo que ser absorbido por eso, es decir, dirigirme a una muerte segura, lo voy a hacer

- ¡Eria, no lo hagas! -Le gritó la Dragontina, cuyas lágrimas ya recorrían su cara.

- ¡Idiota! -Le regañó el Mithro a su compañera, y se encaminó lentamente hacia donde se encontraba el tal Eria.

No sólo los curiosos lazos brillantes los trataban de agarrar para introducirlos en el pilar, éste absorbía todo.. Una fuerte ráfaga de viento hizo caer al Mithro al suelo, para cuando levantó la vista, Eria ya se encontraba a metros del pilar, con una triste sonrisa en su cara, y un lazo acercándose a toda velocidad hacia él. Algo pasó con una rapidez increíble por al lado del Mithro. Era Áin, quien se había aferrado fuertemente del brazo del peli-blanco, haciendo que el pilar los absorbiera a ambos...

Todo fue tan rápido. De repente se encontraban en un salón blanco, frente a una enorme puerta con un diseño extraño. Ésta se abrió sola. Ambos se dirigieron hacia ella a paso lento, Áin aún pegada a Eria. Vio todas las respuestas hasta de la pregunta más estúpida una vez cruzaron esa puerta. Su cabeza estaba por estallar, cuando todo terminó. Se encontraba de rodillas en un suelo de adoquines. ¡Estoy en Jeuno! dijo para sus adentros ¡Todo había sido un sue...! levantó la mirada. Era un lugar bellísimo, aunque totalmente diferente... Un hombre con extraña vestimenta azul y detalles dorados, ojos de un negro profundo, al igual que su pelo, se encontraba a su lado. La ayudó a levantarse, pero por algún motivo le costó mucho mantenerse de pie. Era... lo que ella llamaba una Hume. Era totalmente una Humana. El hombre la ayudó a caminar. Dentro de un auto, cosa desconocida para ella, había una mujer rubia que miraba extrañada a la joven.

- ¿D... Dónde estoy? -Preguntó triste y confundida.

- Esto es Central, ciudad de Amestris -Le informó el hombre- Cambio de planes, Teniente...

- ¿Nos dirigimos al hospital? -Preguntó la mujer, quien se encontraba al volante.

- Exacto -Volvió a dirigirse a Áin- No te preocupes, todo está bien

- ¿No... no vieron a un tipo peli-blanco de ojos rojos? -Preguntó ella, preocupada. La mujer la miró de reojo, el hombre la miró sorprendido.

- ¿De piel morena y una cicatriz en su frente?

- Tiene una cicatriz, en su cuello, y... es bastante pálido -El hombre suspiró aliviado.

- No, no vimos a ningún hombre así... Pero te avisaremos si lo vemos

- Eria... -Murmuró ella entristecida.

En el hospital, el hombre de pelo oscuro le preguntó su nombre. Ella lo miró con una cara triste y cansada.

- Áin... -Y, desviando la mirada, ocultando una lágrima- Áin Kutsenai

Fin


Buuuuueno.. Comenten a ver qué les pareció, tal vez la siga algún día (pasando de ser one-shot a ser un fic). Chaooo !! ^^
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lagaleriademoff.blogspot.com/
 
[one-shot] Una presentación como coresponde
Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Fantasy Rol v.5 :: Discusion general :: Imagenes / Cosplay / Fan arts/ Fan fics-
Cambiar a: